montaña.emergenciessetmil.vigilancia.seguridad

El campo de acción de un socorrista no se debe quedar en una ocupación temporal… el socorrismo debe ocupar el espacio que le corresponde

Hace ya bastantes años que la ocupación laboral de socorrista intenta dar un salto cualitativo y convertirse en profesión. En muchas páginas web en las que se ofertan servicios de socorrismo se puede leer “los mejores socorristas” o “los más serios” y aparece la palabra “profesional”. Me pregunto: ¿qué significa ser socorrista profesional ? y no encuentro una respuesta satisfactoria.

Eres socorrista profesional por :

  • la formación que llevas en la mochila
  • porque ya has trabajado de socorrista las útimas temporadas
  • porque eres serio y no llegas tarde al puesto de trabajo

¿qué quiere decir socorrista profesional? … pues no lo se, la verdad.

La formación requerida en nuestro país para la obtención de un diploma acreditativo para la realización de las labores (o empleo) de socorrista no es sólo escasa si no “variopinta” ya que las diferentes comunidades le dan su “toque diferenciador” según atribuciones:

Desde lámina de agua hasta labores de supervisión, socorrista con título de patrón, pasando por acompañante ocasional en una ambulancia desde la playa/piscina al hospital más cercano.

Creo que si cerramos el socorrismo a una actividad acuática y estacional, con una formación básica sin exigencias tan elementales como la del manejo de un DESA, mal andamos hacia “lo profesional”.

¿Y cómo veo yo la actividad de la prevención de accidentes y la actuación durante los mismos?… pues la veo en la playa y en la montaña, en la piscina de verano y en la instalación climatizada, realizando labores de técnico en transporte sanitario y en labores de asistencia en carretera y montaña; así lo veo yo.

La formación necesaria debería superar ampliamente las 130  o 200 horas actuales

 Un técnico que fuera capaz de dar respuesta a las necesidades que se plantean en esas situaciones precisaría de una formación más amplia y variada que la ofertada en un curso de socorrista en espacios naturales…  y el abanico ocupacional se amplía bastante, la verdad. Aquí en Mallorca, pongo por ejemplo, tenemos una temporada estival larga que en el mejor de los casos llega a seis meses…. y ¿qué pasa los otros seis, qué hace el socorrista? Esta estacionalidad unida a la poca rigurosidad de los actuales planes formativos en socorrismo hace que los trabajadores a los que les gusta el mundo de la emergencia y el socorrismo se dediquen a otras actividades que, si bien puede que les convenga, no les satisfaga en lo personal.

 Lo que propongo es iniciar/provocar una reflexión al respecto de la figura de un técnico con formación en diferentes materias relacionada con el socorrismo preventivo y asistencial en rescate… tanto en la montaña como en el mar…. de ahí que la formación necesaria debería ampliarse en bastante más de esas 130 horas o 200 en el mejor de los casos y formar a socorristas en temas útiles ante los diferentes escenarios de actuación: Buceo, rescate en montaña, técnicas de salvamento, manejo de embarcaciones, utilización de vehículos todoterreno, uso de material para estricaciones, asistencia urgente en carretera, transporte sanitario, empleo de extintores, lucha contra incendios, manejo de radios, aproximación a helipuertos, balizamiento y marcación de zonas de peligro, primeros auxilios, utilización de DESA, escalada y rescate de heridos en zonas escarpadas, etc… y  así esa figura de socorrista podría ser considerada profesional.

 Me gustaría acabar este primer artículo con la una pregunta/propuesta al lector interesado en el mundo del socorrismo ¿ocupación vs formación en emergencias?.

Share This

Share This

Share this post with your friends!