consejos.de.tu.socorrista.3.entradilla

Consejos de tu socorrista: ¡¡No te envenenes!!

Los socorristas somos amantes del aire libre, nos gusta cualquier actividad que se desarrolle en el medio natural. Llega el otoño, tiempo de setas. Son muchos los que practican esta actividad de forma lúdica. Tiene grandes ventajas, nos permite estar en contacto con la naturaleza y ayuda a mantenernos en forma. Se hacen largas caminatas mientras se buscan setas.

Hay que seguir algunas recomendaciones para hacerlo con seguridad: debes conocer la zona a la que te diriges, tener mapas de la zona, GPS… no salgas de los senderos, caminos o pistas señalizadas si no conoces bien el terreno. No vayas solo, mejor en grupo y lleva siempre tu móvil cargado. De haber cualquier emergencia llama al 1-1-2. Sigue las mismas indicaciones que para otras actividades similares, utiliza calzado y ropa adecuados a la temporada, revisa la predicción meteorológica antes de salir, lleva agua y alimentos… puedes releer nuestros consejos para hacer senderismo aquí.

Nuestro primer consejo… no cojas ninguna seta que no conozcas. No consumas ninguna de la que no estés absolutamente seguro, no te fíes de comentarios de conocidos, acércate a los que saben, sociedades micológicas o especialistas. Las setas se parecen unas a otras, a veces son difíciles de identificar incluso para expertos, ten en cuenta que dependiendo de la climatología o el lugar donde crecen puede haber modificaciones en el color que nos hagan confundir una especie con otra.

consejos.de.tu.socorrista.setas

 

Coge solo ejemplares sanos, desecha los que estén deteriorados o sean demasiado viejos, además de ser indigestos pueden provocar reacciones alérgicas por la gran cantidad de esporas, es mejor dejarlas sobre el terreno para que diseminen sus esporas. Tampoco son aptos para el consumo aquellos que estén agusanados.

Te repetimos… no cojas ninguna seta de la que no estés absolutamente seguro, además de los motivos obvios de salud, no hay que mezclar especies comestibles con especies venenosas. Evita también cogerlas en sitios que puedan estar contaminados, alrededor de fábricas, carreteras, químicas, lugares en los que se ha fumigado… los hongos pueden acumular sustancias tóxicas.

Colabora con el medio natural, no utilices rastrillos o elementos que escarben la tierra, podrías destruir algunas setas o evitar que vuelvan a salir. Si usas una cesta de mimbre mientras recolectas ejemplares, diseminarás sus esporas favoreciendo una nueva fructificación. Las bolsas de plástico no son un buen medio para transportarlas, además de no contribuir con la naturaleza estropean los hongos muy rápidamente.

Si se produce malestar después de ingerir setas, acude a un centro médico de inmediato. Lleva contigo algún ejemplar para que puedan valorarlo.

¡Qué disfrutes del día y cuidado… no te envenenes!

Share This

Share This

Share this post with your friends!