socorrismo.rios.embalses Consejos de tu socorrista para bañarte en ríos y embalses.

Un importante porcentaje de ahogamientos se producen en zonas de interior, en ríos, embalses, pozas, balsas…  las altas temperaturas aumentan el número de bañistas en lugares no acondicionados para el baño, sin señalización ni vigilancia. La apariencia de aguas tranquilas en embalses y pozas hace pensar a los usuarios que no hay riesgos donde sí los hay. Las cifras de incidentes graves así lo confirman. Sigue unos consejos básicos para prevenirlos:

1.- Nada en lugares autorizados para ello, a ser posible con servicio de socorrismo y señalizados

Elige para nadar lugares vigilados, pregunta a los socorristas las condiciones, la profundidad, temperatura, vegetación… sigue sus indicaciones y las de la cartelería.

Ríos, pozas y embalses son imprevisibles, puede cambiar sus condiciones de un día a otro, donde ayer no había una piedra hoy puede haberla, cambios en el caudal por lluvias, acumulación de lodo en el fondo que puede hacer que quedemos atrapados y tengamos dificultades para salir, vegetación que no esperamos y a la que podemos engancharnos…

socorrismo.rios.embalses.infografia

2.- No nades solo, prudencia con el caudal, corrientes y remolinos

No te bañes solo, ante cualquier problema las personas que te acompañan pueden pedir ayuda, por supuesto no te metas en el agua si has bebido alcohol o consumido drogas, tu percepción del riesgo disminuye y tus facultades están mermadas.

Aún siendo un buen nadador, hay que valorar los riesgos antes de lanzarnos al agua, del mismo modo que en el mar hay corrientes de resaca, las hay en los ríos pero también en embalses, se generan por cambios de temperatura, el agua más cálida tiende a colocarse en la superficie, si por alguna razón se enfría aparecen corrientes cuando se desplaza al fondo y puede arrastrarnos. Atención especial a los remolinos que también se producen en aguas dulces. Cuidado con la falsa seguridad que te aportan los elementos de flotación, colchonetas, flotadores… no te dejes llevar por la corriente subido a uno de ellos, puedes perderlo en cualquier momento y quedar expuesto en una zona que desconoces.

3.- No te tires de cabeza ni te zambullas desde una zona alta

No  te tires desde una zona alta, desconoces el estado del fondo y corres el riesgo de golpearte y sufrir una lesión medular grave. Es conveniente que utilices calzado adecuado para bañarte en ríos y embalses, desconocemos lo que puede haber en el fondo y así evitamos cortes y pequeñas heridas en los pies.

Como siempre si hay niños vigilancia intensiva, no los pierdas de vista ni un segundo. Utiliza chaleco salvavidas si no saben nadar o tienen dificultad para hacerlo, recuerda que flotadores o manguitos no ofrecen seguridad.

Si eres testigo de un problema, pide ayuda inmediatamente, avisa al socorrista o llama al 1-1-2, no te lances al rescate si no tienes los conocimientos para hacerlo, podríamos tener dos víctimas en lugar de una.

Share This

Share This

Share this post with your friends!