QUEMADURAS-CONSEJOS-ENTRADILLA

Quemaduras: Consejos de tu socorrista.

Llega el otoño, en pocos días pasaremos del bañador al abrigo y empezaremos a pensar en estufas, calefacciones, aparatos eléctricos que nos calientes… añadimos un riesgo al ya existente: las quemaduras.

Una quemadura se produce por el contacto de nuestra piel con una fuente de calor, habitualmente son accidentales y suceden en el entorno laboral o doméstico. Las causas principales son el fuego,  los líquidos hirviendo, la electricidad… también puede producirse una quemadura por frío o por contacto con algún elemento químico. En el entorno laboral cada trabajador debe conocer los riesgos y disponer de la formación y equipo necesario para prevenir las quemaduras. En el caso de los socorristas el mayor riesgo es el de padecer quemaduras solares, pasamos muchas horas expuestos al sol. Nos protegemos de los rayos solares. Los que prestamos servicio en piscinas o parques acuáticos podemos entrar en contacto con productos químicos destinados al mantenimiento del agua. Nuestro EPI (equipo de protección individual) consta de gafas, guantes y mascarilla.

En cuanto al entorno doméstico son bastante frecuentes las quemaduras en la cocina, en la zona de fuegos, horno… también se producen con la plancha de la ropa, planchas de pelo, líquidos demasiado calientes, contacto con productos químicos de limpieza, usados sin la protección adecuada o a veces por mezclas incorrectas. Por supuesto las estufas, chimeneas, braseros, cables en mal estado… son también causa de quemaduras.

Especial atención a los pequeños de la casa que, junto a nuestros mayores, son víctimas habituales. Os dejamos un enlace de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil en el que nos indican recomendaciones para evitar quemaduras infantiles.

Las quemaduras se clasifican en grados:

  • Primer grado que son las más habituales y afectan a la capa más superficial de la piel (epidermis), habitualmente las producidas por el sol, nos encontramos enrojecimiento de la piel y dolor al tacto. No suelen dejar secuelas.
  • Segundo grado son también quemaduras parciales, afectan a capas más profundas de la piel (dermis). Pueden aparecer ampollas que son dolorosas y pueden dejar cicatriz.
  • Tercer grado destruyen todas las capas de la piel, toman un color negruzco y no duelen porque las terminaciones nerviosas también se han destruido

Además de esta clasificación también se tiene en cuenta la extensión de la quemadura para diagnosticar su gravedad.

Si la quemadura se ha producido, sigue estos consejos como norma general:

En primer lugar, eliminar la causa de la quemadura, apagar las llamas, alejarle del foco de calor, retirar el producto químico que la está causando… hecho esto haz una evaluación inicial, si crees que hay una lesión más grave que la quemadura como una hemorragia o una fractura, hay que atender primero la lesión más grave. De no ser así, vamos a poner atención a la quemadura:

  • Refresca con agua fría pero no helada y durante bastante tiempo, 20 ó 30 minutos la zona afectada. Solo la zona afectada. No es necesario enfriar al paciente salvo en la quemadura (hipotermia).
  • Elimina los elementos que puedan mantener el calor en la zona quemada, ropa, joyas…
  • Si hay ropa pegada a la herida no trates de despegarla, desplaza a la víctima a un centro médico inmediatamente.
  • Tapa la quemadura con gasas estériles a poder ser o con un trapo limpio. No aprietes el vendaje, debe ser flojo.
  • Evita los «trucos» de abuelas, no pongas en la herida huevo, pasta de dientes, lejía… solo agua, agua y más agua

 

QUEMADURAS-CONSEJOS

 

¿Qué síntomas deben llamarte la atención para tomar medidas añadidas, cuales son las señales de alarma?

Si la víctima está inconsciente y no respira, llama al 1-1-2 inmediatamente, pide ayuda e inicia reanimación cardiopulmonar hasta que lleguen los servicios sanitarios.

Si tiene dificultades para respirar o las quemaduras están localizadas en la cabeza o el cuello, las manos, pies o ingles, es conveniente que pases por un centro médico. Es posible que estén afectados algunos órganos internos o haya lesiones en los músculos, articulaciones o ligamentos.

Cuando la víctima es menor de cinco años o mayor de sesenta, se considera que pertenece a un grupo de mayor riesgo y que es más sensible, también está indicada una visita al médico.

En cualquier caso si tienes alguna duda llama al  1-1-2 donde te asesorarán las 24 horas del día, resolverán tus dudas y te indicarán el procedimiento más adecuado.

Share This

Share This

Share this post with your friends!