perros.socorristas

De la utilidad de nuestros amigos caninos ya nadie duda, además de ser unos buenos compañeros de juegos y entretenimiento y ser unas estupendas mascotas nos ayudan en multitud de tareas, desde los perros truferos, los cazadores, los rastreadores de minerales… a los que trabajan en seguridad, perros paracaidistas y perros mensajeros. Perros detectores de explosivos y perros de búsqueda de drogas. Son también estupendos guías y asistentes para discapacitados.

Y por supuesto los perros de rescate, los vemos en todo tipo de catástrofes acompañando a los equipos de emergencias. En montaña, operaciones policiales, búsqueda de desaparecidos, terremotos, recuperación de cadáveres… y también rescates en el agua, colaboradores de los equipos de salvamento y socorrismo.

Para el salvamento en agua se suele utilizar a los Terranova por sus especiales características. Es un perro sereno, tenaz con una importante fuerza y resistencia físicas que le permiten nadar largas distancias y arrastrar a varias personas o incluso un bote. Es una raza dotada de un gran instinto de salvamento pero no la única, también los Golden o Labrador Retriever se entrenan con excelentes resultados.

A diferencia de otros países en España apenas se utilizan, pero sí existe un reglamento establecido que regula las capacidades y grados que el perro debe conseguir antes de obtener el título de “Auxiliar de Costa“. Para obtener esa capacitación son entrenados en distintas pruebas tanto en comportamiento en tierra como en el agua. En el siguiente vídeo de Juan Luis Castellví @jldecastellvi puedes ver un pequeño entrenamiento acuático con su perro Chui en colaboración con Bomberos de Gran Canaria. ¡¡Gracias todos!!

La obtención del título pasa por cuatro grados, en el primero de ellos se les pide, por ejemplo, la recogida de un aro salvavidas lanzado al agua, conforme aumenta el grado se van complicando las pruebas. Deben recobrar maniquíes y más adelante recuperar a personas que piden auxilio desde el agua, se aproximan a ellas y las remolcan hasta la orilla gracias a las argollas de su arnés que proporcionan sujeción al rescatado. Son expertos nadadores y su fuerza les permite remolcar a más de una persona al mismo tiempo.

En otros ejercicios tienen que entregar un salvavidas a una víctima o una cuerda de una barca a otra, también deben ser capaces de rescatar a una persona inconsciente que no podrá agarrarse al arnés, el animal está preparado para coger a la víctima sin dañarla y remolcarla a la orilla. Hay perros de rescate entrenados para saltar de un helicóptero y nadar hasta la persona en apuros para que se agarre a él mientras llegan los equipos de rescate.

En ningún caso un perro puede sustituir a un socorrista, pero sí puede prestarle apoyo en determinadas circunstancias. El objetivo es conseguir un colaborador capaz de aumentar las posibilidades de actuación del rescatador. En España apenas son utilizados, por ello en la mayoría de los casos los perros se entrenan para la vertiente deportiva, aún así el nivel que se exige es muy alto porque en los casos en los que son operativos el trabajo que desarrollan así lo requiere.

 

 

Share This

Share This

Share this post with your friends!