consejos.sonido

Consejos de tu socorrista: Cuida tus oídos

Baja el volumen¡¡¡¡¡

Todos tenemos claro que una exposición al ruido continuada no es buena, en muchos puestos de trabajo una parte del equipo de protección individual para prever los efectos nocivos del ruido son los protectores auditivos. Es fácil imaginar un trabajador de la construcción o de la industria manejando maquinaria especialmente ruidosa protegido con cascos, tapones…  es evidente que deben prever los riesgos que conlleva el exceso de ruido y minimizarlos.

Pero… y si somos nosotros mismos los que nos ponemos en riesgo? Muchos utilizamos a diario dispositivos musicales individuales, durante horas y a un alto volumen. Pensamos equivocadamente que la música no es comparable a los ruidos que se “sufren” en el puesto de trabajo…

a quien se le ocurre, comparar la música con ruido¡¡

Ciertamente… no es lo mismo, pero no es menos cierto que, por ejemplo, los músicos tienen en un porcentaje significativo problemas de pérdida de audición debido a la cantidad de horas de ensayos y actuaciones y que muchos de ellos utilizan tapones especiales que les ayudan a atenuar los efectos nocivos.

La OMS advierte que casi el 50% de las personas de entre 12 y 35 años en países de ingresos altos y medios, están expuestas a niveles peligrosos de sonido debido al uso de aparatos de audio personales y auriculares durante demasiado tiempo y a muchos decibelios. Se calcula que la mitad de los casos de pérdida de audición es evitable. Aquí te dejamos unos consejos preventivos para disfrutar de la música sin más efectos secundarios que los grandes beneficios que aporta.

consejos.sonido.infografia

1.- Baja el volumen cuando escuches tu dispositivo de audio

Ten en cuenta que el oído se habitúa oír música a todo volumen, es probable que creas que tu aparato funciona peor y tienes que subirlo más de lo habitual, sin embargo ese es uno de los primeros síntomas de que tu sensibilidad auditiva empieza a estar afectada, no es el MP3 el que no va bien… eres tú, tus oídos se resienten. Reduce los decibelios, en muchos casos es reversible.

¿Dónde está el límite?, ¿a partir de qué volumen es nocivo?. Calcula que por encima de los 85dB una exposición prolongada puede dañar el oído. Ese es el sonido medio de un dispositivo, alrededor del 5 en tu iPod, MP3… Como norma general, tienes que poder escuchar lo que se habla a tu alrededor sobre lo que estás oyendo, si no es así, el volumen es demasiado alto. También lo es si los demás pueden compartir tu música cuando tienes los auriculares puestos.

2.- Reduce el tiempo durante el que utilizas auriculares

Es importante el volumen, pero también el tiempo durante el que soportas los decibelios y la frecuencia con que lo haces, más todavía si escuchas a través de audífonos. Algunos dispositivos limitan el volumen como medida preventiva, de poco sirve si la duración de la exposición es excesiva. La OMS da como ejemplo el tiempo máximo de escucha a 100 decibelios de un cuarto de hora, cuatro minutos si son 105 los decibelios, por ahí andará tu reproductor a máximo volumen… en solo unos minutos empieza a generar un daño en las células sensoriales del oído y puede provocar la pérdida temporal o irreversible de audición.

Limita el tiempo que llevas puestos los auriculares, es más probable que te excedas en el volumen con ellos puestos que escuchando música de ambiente. Hasta los 80 decibelios no hay riesgo.

3.- Atención a las señales de pérdida de audición

Algunos síntomas deben alertarte de un posible problema ante el que deberás acudir al médico, si te es más fácil escuchar voces masculinas que femeninas, si tienes zumbidos, si te cuesta oír el timbre, despertador… También debes alarmarte si tienes problemas para entender a tu interlocutor por teléfono o para seguir conversaciones donde hay un ambiente ruidoso. A largo plazo la pérdida de audición conlleva que veamos reducida nuestra capacidad de reconocer el habla.

 

 

Share This

Share This

Share this post with your friends!