#TusManosPuedenSalvarVidas. Maniobra de Heimlich

No todo el mundo ha sido testigo de un paro cardíaco, pero… ¿quién no ha sido testigo de un atragantamiento?

Todos nosotros hemos visto o hemos pasado por esa situación, con mayores o menores consecuencias, casi siempre leves pero graves en algunos casos, llegando a producir incluso la muerte.

Se calcula que unas 2.500 personas fallecen en España a causa de asfixia tanto la provocada por ahogamiento como por obstrucción mecánica o atragantamiento.

Unos números lo bastante abultados como para tomar medidas, más aún cuando estas medidas son tan sencillas como la maniobra de Heimlich.

¡Cuantos disgustos nos ahorraríamos si todos los camareros, el personal de escuelas, residencias de ancianos… comedores públicos y privados, conociesen la maniobra!

¿Y si la conociésemos todos?

Ya, estás pensando… con ese nombrecito, va a ser complicado. Mucho más fácil hacerla que recordar su nombre.

¿Cómo y cuando se hace la maniobra de Heimlich?

Es una maniobra que aplicaremos en caso de atragantamiento.

Lo primero será identificar que alguien se está atragantando y si el atragantamiento es parcial o total.

Atragantamiento parcial:

Si la víctima tose y emite ruidos, el atragantamiento es parcial. Todavía pasa algo de aire por sus vías respiratorias. Notaremos como su respiración es forzada. Se llevará las manos a la garganta, es un signo inequívoco de que se está atragantando.

Atragantamiento total:

La víctima no emite ningún ruido, el objeto con el que se ha atragantado no permite la entrada ni salida de aire.

No puede respirar. Empieza a palidecer para luego tomar un color azulado. En un corto espacio de tiempo se desvanecerá y perderá la conciencia.

Un atragantamiento parcial puede convertirse en total si el objeto se mueve y acaba por obstruir las vías totalmente.

¿Qué hacemos si presenciamos un atragantamiento?

Primeros auxilios y maniobra de Heimlich

 Si la persona atragantada puede toser, significa que es un atragantamiento parcial como hemos visto.

En ese caso tienes que animarle a que siga tosiendo, en muchos casos el objeto es expulsado naturalmente en un golpe de tos. 

En el caso de atragantamiento total:

  • Empezaremos por darle 5 golpes en la espalda:

Nos colocaremos detrás de la víctima y la inclinaremos hacia adelante, sujetándola con una mano en su pecho.

Le daremos 5 golpes con el talón de la mano entre los dos omóplatos.

Comprueba si en alguno de los golpes ha saltado el cuerpo extraño.

  • Si el objeto no ha sido expulsado iniciaremos la maniobra de Heimlich, (compresiones para intentar desbloquear la vía aérea).

 

  1. Colócate detrás de la persona estando tú de pie. 
  2. Pon tus brazos alrededor de la cintura: la mano derecha en forma de puño cerrado en la parte superior del abdomen de la persona afectada (a la altura de la boca del estómago, donde se unen las costillas), y la mano izquierda tomando el puño, rodeando con los brazos la base del tórax. 
  3. Comprime el abdomen brusca y fuertemente hacia arriba con ambas manos. 
  4. Suspende la compresión. 
  5. Repite la maniobra las veces que sea necesario hasta que la persona expulse el cuerpo extraño de su garganta o que pierda el conocimiento. 
  6. Si pierde el conocimiento, pide ayuda inmediatamente al 1-1-2 comunicando breve y claramente lo sucedido. Comprueba sus signos vitales e inicia RCP hasta la llegada de los servicios sanitarios

 

 

Share This

Share This

Share this post with your friends!