Lesión medular. Socorrismo. Emergencies Setmil

 

Leyendo hace tres días un artículo médico sobre las estadísticas de pacientes politraumatizados en el servicio de urgencias de un hospital, me llamaron la atención dos cuestiones sobre el origen/causa de las lesiones medulares. La primera el cambio sobre el tipo/origen de accidente en los que suceden tales lesiones y lo segundo el pronóstico de la lesión según el tratamiento pre-hospitalario del mismo.

– En cuanto al origen, primero decir que los traumatismos medulares por caída son actualmente los más frecuentes, (26 %); los accidentes de tráfico han pasado de ser la causa principal a ser la segunda y a una distancia de casi 8 puntos con respecto a la primera. Esto quiere decir claramente que han bajado el número de lesiones medulares en accidentes de tráfico en los últimos años y que han cedido el protagonismo a los accidentes por caída accidental.

– Sobre el pronóstico decir que un paciente estabilizado de forma correcta tiene, obviamente, un mejor pronóstico en su proceso de recuperación; amén de muchas menos complicaciones orgánicas.

… y la pregunta .. saben los socorristas manejar/movilizar un paciente con una posible lesión medular? .. Le he echado un ojo a los manuales de socorrismo para la prevención y actuación en estos casos y es de agradecer que sigan un patrón común de actuación. Pero no está de más el recordar a los sos que ellos son los primeros actuantes y que deben ceñirse a un protocolo de actuación a fin de minimizar los riesgos del manejo inadecuado del paciente.

En el caso de tener que actuar ante un posible traumatismo medular, incluyendo el traumatismo craneoencefálico y toda vez activado el sistema de acción de emergencias (socorristas de apoyo, 112, servicio médico, etc…), el sos debe manipular al paciente sin intentar diagnosticar la lesión del mismo: Debe aplicar el protocolo de actuación en el que en un principio, tras la evaluación de la consciencia, la via aérea permeable es la que debe primar. Evitaremos la hiperextensión del cuello y colocaremos siempre un Güedel a fin de mantener la vía aérea abierta…. por supuesto oxigenaremos y si el paciente rechaza el Güedel, no insistiremos pero sí mantendremos la oxigenación con mascarilla.

Por supuesto, si el paciente entrara en PCR la prioridad es intentar remontarla. Para esto último es imprescindible el hacerlo en seco y sobre superficie dura. En este caso debemos minimizar las lesiones que pueda sufrir el paciente evitando todas aquellas rotaciones y movimientos del mismo que no sean imprescindibles para la ejecución completa de la RCP y, si esta es necesaria, la desfibrilación cardiaca.

Tanto si el paciente se encuentra consciente o inconsciente pero con respiración espontánea, la movilización del mismo debe hacerse en bloque, alineando cabeza-cuello-columna, no realizando movimientos bruscos y aplicando los inmovilizadores de cuello y columna, así como la colocación del paciente en una camilla de cuchara sin prisas. Una vez «empaquetado» el paciente, este debe permanecer a la sombra y vigilado. Una vez que llegue el servicio de transporte medicalizado, debemos atender a las preguntas del qué y cómo ha sucedido el accidente, cómo hemos encontrado al accidentado y que medios hemos aplicado.

Tras la actuación debemos sin duda repasar los pasos dados, los medios utilizados y el orden en el que los hemos aplicado y evaluar la actuación con el equipo que ha intervenido en la misma.

La función del socorrista como primer actuante en estas situaciones le obliga a la práctica de las maniobras necesarias para la correcta inmovilización y preparación del traslado de los accidentados y es responsabilidad de las empresas de socorrismo poner a disposición de los SOS todo el material necesario para la ejecución correcta de los protocolos actualizados.

Share This

Share This

Share this post with your friends!