Inicio temporada socorrismo.

1º de Mayo, festivo para muchos trabajadores, nosotros celebramos otra fiesta… la de volver a encontrarnos, la de estar de nuevo todo el equipo, las últimas semanas de calentar motores nos han traído hasta aquí… ¡¡abrimos playas¡¡

Los últimos días han sido  una locura, selección de personal, hemos repasado material, punteado que esté todo, los coordinadores se han puesto de acuerdo para hacer las compras de lo que faltaba, uniformes, material de salvamento, material médico para primeros auxilios, comunicaciones… revisando precios, plazos de entrega…

– ¡¡Me falta una camilla¡¡, se guardó aquí, lo tengo documentado…

– A mi una caja con damas de elche, collarines…

– ¿Quien ha cogido?…

– No han llegado los walkies… ¿has llamado para reclamarlos?

– Nos falta un sierra (socorrista) en la playa X, está enfermo … yo también tengo una baja…

En fin… podéis imaginaros…

Dos o tres días antes del inicio se produce una reunión en el que el orden del día incluye, charla sobre riesgos laborables, política de empresa, protocolos de salvamento… 

Antes de nada los supervisores han organizado los turnos de cada playa, cuadrantes con horarios, comidas, turnos…, se han cubierto los cambios de plantilla de última hora y cada uno de los sos conoce su trabajo, su puesto, turno, festivos…

Por fin el día uno, arregladas todas las pequeñas incidencias… ¡¡abrimos playas¡¡, ¿qué significa abrir la playa, el socorrista se sienta en su torre y listo no?, pues no exactamente… veréis…

Conforme cada uno de ellos llega a la playa, siempre unos minutos antes de iniciarse el servicio, comunica a la base (Bravo) que ha llegado a su puesto.

En el Bravo se va tomando nota de las torres que se van cubriendo. El socorrista toma datos sobre la temperatura del agua, estado del mar... información que trasladará a central para que a su vez sea enviada al organismo que corresponda y finalmente prepara la bandera que corresponde.

Al mismo tiempo se da salida al coche que reparte el material a cada una de las torres de vigilancia: oxidoc, tensiómetro, damas de leche… el material de salvamento común a todos.

Habrá otro reparto inmediatamente después, el pequeño material de primeros auxilios que hay que reponer según lo que se haya consumido el día anterior. Cada puesto indica por emisora a la base el material que falta y un rider (bicicleta) lo acerca a cada una de las torres.

A la hora en punto en que se inicia el servicio, todos los socorristas sincronizados izan la bandera que corresponde al estado del mar e inmediatamente uno a uno, a intervalos de un minuto, ya pactados anteriormente para evitar que se solapen, van dando apertura en cada torre, es decir, avisan por emisora a la base de que han abierto su zona… os aseguro que es un espectáculo oírlo, ¡¡qué sincronización¡¡

Si alguno de los sierras (sos) no nos da la apertura de playa, cuando minutos antes nos ha comunicado su llegada al puesto… sospechamos que algo ocurre, puede estar atendiendo alguna emergencia, pedimos por radio a su compañero más próximo que con los prismáticos trate de averiguar la situación para así enviar ayuda inmediata.

El uso de la radio es para nosotros muy importante, como veis muchas de nuestras comunicaciones se producen a través de ella, os contaré una norma importante:

No damos nunca por oído un mensaje que no tiene respuesta. Volveremos a repetirlo en intervalos razonables de tiempo hasta que el receptor nos confirme la recepción.

Puede que nuestro compañero esté atendiendo a otro sos, al teléfono dando una emergencia, haciendo una pequeña cura…  de modo que cuando se abre la playa, y uno a uno comunica esa apertura, uno a uno recibe confirmación de que su mensaje ha sido recibido.

Si alguno de los socorristas se ha retrasado o ha habido cualquier incidencia, dado que unos minutos antes de abrir playa ya hemos detectado que no está en su puesto enviamos a cubrir la zona a un romeo (socorristas que están haciendo la vigilancia dinámica caminando por la playa) hasta que llega el compañero o un refuerzo.

Éste es nuestro protocolo de apertura de playa en playas grandes, con un volumen importante de puestos en las que hay, como mínimo, una persona en base atendiendo todo lo que os hemos explicado.

Por supuesto cuando las playas son menores el procedimiento se simplifica aunque el momento de la apertura de playa es un momento de estrés, muchas cosas que atender al mismo tiempo…

Y ahora…

¡¡Buenos días compañeros: Son las once en punto de la mañana… abrimos playas¡¡

 

Share This

Share This

Share this post with your friends!