Consejos de tu socorrista si sois dos en la playa: embarazo y playa

Estar embarazada en verano tiene además de los inconvenientes habituales uno más… el calor. Apetece especialmente un paseíto por la arena y un baño refrescante pero hay que tomar más precauciones que de costumbre.

Insolaciones, golpes de calor, pigmentación excesiva, dolor de espalda… hay que adoptar algunas pautas distintas.

Si tu embarazo es una gestación normal y tu médico no ha contraindicado ir a la playa aquí te dejamos unos consejos para disfrutar de la playa a dos.

 

1.- Protege tu piel del sol. Elige las horas de menor índice solar

Especial atención al sol. Además de las quemaduras en la piel habituales debes tener en cuenta que en este momento produces más melanina  y es frecuente una hiperpigmentacion, manchas en la piel, sobre todo en la cara.

Evita las horas de mayor índice solar, mejor que te acerques a la playa en las primeras o últimas horas del día y que extremes la protección solar, aplica crema protectora con mucha frecuencia.

Hazlo también sobre el vientre si lo expones. Utiliza sombrilla, un sombrero de ala ancha para proteger la cara y gafas de sol que cuidan tus ojos, también más sensibles durante el embarazo.

2.- Nada donde hagas pie, evita oleaje y corrientes

Puedes disfrutar del agua también en tu estado. Caminar por la orilla mojando los pies te ayudará con los tobillos inflamados y nadar es un ejercicio estupendo en el embarazo.

Alivia los dolores lumbares nadando de espaldas y fortalece tus abdominales y miembros superiores e inferiores haciéndolo a crol.

En el agua te sentirás más ligera y relajada, también tu bebé disfrutará de ello, el pequeñín mantiene el calor aunque el agua esté fresquita.

Pero atención especial prevención… no nades con oleaje fuerte, ni te alejes mar adentro, procura nadar donde hagas pie, los calambres en las piernas son frecuentes y pueden dificultar la vuelta a la orilla.

3.- Come ligero y bebe con mucha frecuencia

Hidrátate con mucha frecuencia. Ten en cuenta que tu temperatura corporal es algo más elevada si estás al inicio de la gestación necesitas hidratación extra.

Evita las comidas muy copiosas y espera un par de horas después de comer para meterte en el agua y evitamos choques térmicos (hidrocución). Puedes llevar contigo un pequeño tentempié para evitar una posible hipoglucemia.

Recuerda: estos consejos no suplen las indicaciones de tu médico, son consejos generales en embarazos normales y sin riesgos.

La playa a dos es una experiencia muy agradable, disfruta de ella junto a tu bebé.

 

Share This

Share This

Share this post with your friends!