cambio-de-hora

 

Cambio de hora… ¡qué no te quite el sueño!.

Este fin de semana cambiamos de hora. Atrasamos los relojes la madrugada del sábado, ganamos una hora. Aunque el cambio nos favorece y es menos agresivo que el del horario de verano se producen pequeños desajustes que podemos minimizar.

La razón de esta modificación horaria no es más que la de aprovechar las horas de luz solar y así obtener un ahorro energético. No creáis que es un invento reciente, tiene su historia… a finales de 1700 Benjamín Frankling ya hacía alguna propuesta de este tipo para ahorrar velas. Alemania fue la primera en adoptar una medida de estas características en la primera guerra mundial, para ahorrar carbón. En España se aplica desde 1974 a raíz de la crisis del petróleo. Desde 1996 la fecha en la que se realiza el cambio de hora es el último domingo de octubre para el horario de invierno y el  último de marzo para el de verano.

Así que el próximo domingo anochecerá más temprano, tendremos la sensación de menos horas de luz y de que llega el invierno. Es nos genera algún transtorno. Afecta a nuestro ánimo, nos altera el sueño, nos estresamos, parece que perdemos concentración… no hay que preocuparse, esos efectos no duran más que unos días. Entre dos y cinco, en menos de una semana estamos de nuevo adaptados.

cambio-de-hora-consejos-de-tu-socorrista

 

Para que esa adaptación sea aún más rápida, no modifiques los horarios habituales de sueño, si te acuestas a las diez, sigue acostándote a las diez, quizá te cueste un poco dormir  los primeros días pero el cuerpo se reajustará rápidamente. Algunas personas verán modificado también su apetito, igual que el sueño, lo recuperarán en unos días, cocina aquellas comidas que más te gustan, así será más fácil.  No dejes de hacer las actividades que hacías hasta ahora, no hay razón para hacerlo. Es verdad que anochecerá antes, pero también es cierto que tendremos una hora más de luz, aprovecha el tiempo del que dispongas y pasa algunas horas al aire libre, el sol y el contacto con el medio ambiente ayudan.

Los bebés, niños y personas mayores son más sensibles a estos cambios, ayúdales haciéndolos progresivos, empieza hoy mismo modificando un cuarto de hora el horario de comidas y sueño, mañana otro cuarto de hora y en tres o cuatro días se habrán adaptado sin ningún problema.

Se positivo, el domingo dormiremos una hora más y todos los días una hora extra de luz. Nada mejor que añadirle un extra de buen humor y mantener el ánimo.

Tus socorristas te desean un feliz otoño

Share This

Share This

Share this post with your friends!