¿Por qué no debo bañarme aquí?

En las playas conviven bañistas y embarcaciones, si bien las balizas están dirigidas a las embarcaciones es interesante que los usuarios de playa conozcamos lo que nos indica el balizamiento de las playas, ¿qué son las boyas?, ¿qué nos indican?, ¿cómo nos protegen?

La Ley de Costas establece un reglamento con objeto de proteger la seguridad de las personas y evitar accidentes y para ello, ordena las zonas de baño y su uso.

Así pues en su artículo 69, establece que «en los tramos de costa que no estén balizados como zona de baño se entenderá que ésta ocupa una franja de mar contigua a la costa de una anchura de 200 metros en las playas y 50 metros en el resto de la costa» en la que «no se podrá navegar a una velocidad superior a tres nudos, debiendo adoptarse las precauciones necesarias para evitar riesgos a la seguridad humana.

Estará prohibido cualquier tipo de vertido desde las embarcaciones»

Pero hoy vamos a centrarnos en zonas balizadas y los conceptos básicos de interés para el usuario de playas.

La Ley de Costas establece la competencia para los municipios en la vigilancia del cumplimiento de normas en cuestión de salvamento y seguridad en playas.

Son por tanto los ayuntamientos los responsables de balizar, rotular y señalizar las playas y zonas de baño y de vigilar el cumplimiento de las normas y sancionar el no cumplimiento o mal uso.

Protegerán a los bañistas mediante el balizamiento o límite de velocidad y al tiempo respetarán el uso que las embarcaciones pueden hacer.

Vamos viendo que, en definitiva las balizas sirven para distinguir las zonas dedicadas a bañistas y las dedicadas a embarcaciones, establecen el uso de cada uno de ellos y así evitan accidentes.

Decíamos hace unas líneas que se establecen 200 metros como zona de baño, esa distancia es importante para el servicio de socorrismo puesto que hasta esa distancia es nuestra competencia y, a partir de esos 200 metros, es competencia de Salvamento Marítimo.

Cada ayuntamiento decide, en función de la orografía y peligrosidad de sus playas la distancia a la que coloca las balizas que marcan la zona de baño, nunca será mayor a esos 200 metros mencionados pero sí puede ser menor.

Vemos por tanto en las playas una línea de boyas de color amarillo que señalan la zona de baño, en esa zona está prohibida la navegación de cualquier tipo, sea a vela o a motor. También está vetado el fondeo.

Para las embarcaciones se establece un canal perpendicular a la orilla, debidamente señalizado por boyas de color amarillo y en sus extremos por una boya cónica de color verde para estribor y una boya roja para babor, por el que acceden a la playa. En este canal está prohibido el baño.

Dependiendo del tamaño de la playa podemos encontrar un canal similar al de entrada y salida de embarcaciones dedicado en exclusiva a servicios de salvamento y emergencias. Cuando no lo hay, queda compartido con el de embarcaciones siendo prioritario su uso para el servicio de emergencias. Por supuesto, también está prohibido el baño en ese canal.

Hay otras muchas balizas y boyas, como ejemplo las que utilizan los buceadores para indicar su presencia y así evitar que una embarcación les pase por encima, o las balizas que señalan un peligro, o las boyas para el fondeo… pero las que veréis en nuestras playas son fundamentalmente como os decimos las que marcan la zona de baño y los canales de emergencias o uso de embarcaciones.

Si bien es cierto que el balizamiento está dirigido a los tripulantes de embarcaciones y, por tanto, el bañista no está obligado al conocimiento de las señales, sí es de obligado cumplimiento la prohibición de baño en los canales que os comentábamos.

El servicio de socorrismo se ocupa de informar a los bañistas. Tenemos alguna anécdota en ese sentido: “ni mis niños ni  yo nos movemos de aquí, ya nos moveremos cuando venga un velomar”.

El artículo 59 de la Ley de Costas dice:

La utilización del dominio público, marítimo terrestre y, en todo caso, del mar y su ribera será libre, pública y gratuita para los usos comunes y acordes con la naturaleza de aquel, tales como pasear, estar, bañarse, navegar, embarcar y desembarcar, varar, etc…”

La playa es de todos, respetemos las normas y la convivencia será más segura

Share This

Share This

Share this post with your friends!