LOS IMPRESCINDIBLES PARA LLEVAR A LA PLAYA

1.- OJOS HASTA EN LA NUCA

Con niños en la playa no podemos despistarnos ni un momento. Así que coge una dosis extra de paciencia y muchas ganas de agua y de juegos con tus peques porque no vas a poder tumbarte en la toalla, a no ser que seáis mas de un adulto y os turnéis. En menos de un minuto un niño se ahoga, no hay margen para llegar. Tienes que tenerlo siempre a la vista y a tu alcance en muy poco tiempo.

Si no conoces la campaña OjOPequeAlAgua, da un vistazo a sus consejos para prevenir ahogamientos infantiles. El más importante de ellos el que te estamos contando: no les quites la vista de encima.

2.- INFORMACIÓN

Averigua las condiciones de la playa a la que vas a ir, si es adecuada para ir con niños, si es lo bastante larga o cubre nada más entrar, si tiene escalones de arena, si suele haber corrientes…, qué servicios podemos encontrar, duchas, baños, etc. Entérate si hay servicio de socorrismo, tendrás un plus de seguridad. Los SOS han hecho un trabajo preventivo y conocen y habrán señalizado los peligros si los hay. No dudes en preguntarles o permite que lo hagan los niños, a los peques les gustamos los socorristas, deja que se acerque, le explicaremos los riesgos y las precauciones que debe tomar.

La cartelería de la playa y la bandera que ondea también te da información. Si es verde, adelante. Con amarilla especial precaución, más todavía si vas con niños (mejor elegir otra playa) y con roja ni lo pienses, está prohibido el baño.

Te daremos un truquillo que también te ayudará a distinguir donde hay una corriente de resaca: Entra en el agua por donde hay espuma blanca, borreguitos encima de las olas. Aunque parezca la zona más peligrosa no lo es. Hay espuma porque la ola ha roto, donde no lo hace y no hay borreguitos es muy posible que haya una corriente que te aspire mar adentro .

3.- AUTOPROTECCIÓN

Para pasar un día sin disgustos lo mejor es protegerse.Ponemos en la bolsa de playa sombreros, protector solar y labial y gafas de sol para todos. Evita las horas centrales donde la radiación solar es muy alta. Llevamos agua y les ofrecemos a los peques con mucha frecuencia. Con la emoción del mar y los juegos se olvidan de hidratarse. Si vais a almorzar en la playa, comida ligera y nada de alcohol. El corte de digestión no existe pero sí existe la hidrocución que es un síndrome que puede ser grave, ocurre por cambios de temperatura muy bruscos entre tu temperatura y la temperatura del agua. Así que mejor entrar en el agua poco a poco para evitar ese síndrome. Para los niños lleva chalecos, les ayudan a flotar y les permiten el movimiento. Los flotadores se vuelcan, los manguitos se escapan o se pinchan y los grandes inflables se adentran en el mar con el viento y las corrientes y no podemos volver. Si saben nadar y ya van sin chaleco tampoco dejes de vigilarlos ni un momento, un calambre, un desvanecimiento o un golpe pueden ser fatales en el agua. Además, los niños no dosifican bien sus fuerzas y el cansancio llega de repente. Pon a los menores pulseras identificativas, si no las tienes pídelas al servicio de socorrismo o escribe en su piel con un rotulador indeleble un teléfono donde localizarte si el peque se pierde. Es muy habitual, ten en cuenta que se desorientan en un mar de sombrillas. También puedes darle referencias, al lado de la torre de socorrismo o en frente de tal edificio. El color de la sombrilla no nos sirve, hay muchas y son movibles. Lo mejor, que se dirija al socorrista más próximo y le explique que se ha perdido.

4.- SENTIDO COMUN

Mete en la bolsa tu sentido común, nadie conoce a tus hijos mejor que tú, su estado, su carácter, sus capacidades y limitaciones.

No los pongas, no te pongas, ni nos pongas en riesgo. Si ocurre un accidente no dejarás a tu hijo solo y los socorristas nos enfrentaremos a dos víctimas en lugar de una. Un día de playa es para divertirse y compartir juegos y risas, tiene muy poca gracia volver a casa quemado por el sol, con un golpe de calor o habiendo tenido un susto, a veces demasiado grande.

No se trata de que los niños no se diviertan, todo lo contrario, se trata de prevenir accidentes. Valora sus capacidades y las tuyas y el lugar en el que os encontráis. No somos peces, no es nuestro medio. Llegar a ellos en el agua no es lo mismo que en tierra. Si llevas a un niño agarrado a ti no nadas como si lo haces solo, por buen nadador que seas.

Mucho mejor nadar paralelo a la orilla donde hacemos pie y un incidente significa solo unas toses y unas risas que adentrarnos en el mar y tener un problema muy serio, ¿no te parece?, además es igual de divertido.

5.- MÓVIL

Te va a sorprender que un Socorrista te diga que lleves el móvil…

¡Pero si en OjOPequeAlAgua repetís todo el tiempo que no hay que usar el móvil en la playa cuando vamos con peques! Pues sí, hay que llevarlo. Se pone en modo avión mientras vigilamos niños pero si hay un incidente podemos llamar al 1-1-2 inmediatamente. También nos servirá para recibir una llamada si nuestro peque se ha extraviado en la playa.

 

LOS QUE DEBES DEJAR EN CASA 

(porque antes o después te darán un disgusto)

1.- PLANES DE LEER AL SOL, ESTAR EN EL CHIRINGUITO

Ve cambiando de planes, con niños va a ser que no. Mejor piensa en juegos en la arena o en el agua, es una oportunidad para compartir tiempo y actividades juntos, eso que no podemos hacer el resto del año. Los días de playa jugando con papá y mamá son recuerdo común de muchos de nosotros, ¡qué divertido!,

Cuántos de nosotros tenemos en la memoria algún día en el mar, jugando con papá y mamá, con hermanos y familiares, es un día perfecto para fortalecer vínculos y será un bonito recuerdo.

2.- COLCHONETAS Y GRANDES INFLABLES

Algo ya te hemos adelantado. A los socorristas no nos gustan los inflables, proporcionan una falsa sensación de seguridad. Menos aún los grandes hinchables como colchonetas, flamencos, donut y similares. Permiten llegar más lejos pero, hay que volver, con o sin inflable. Ten en cuenta que si el viento sopla de tierra te arrastra mar adentro y te dificulta el retorno.

¡Qué decir de los peques, casi bebés, rescatados a cientos de metros de la costa, abrazados a su flotador!

Mejor que dejes colchonetas en casa o que estés muy pendiente si las utilizan tus hijos.

3.- ZAMBULLIDAS

Los saltos desde rocas gustan mucho a adolescentes y preadolescentes. Lo sabemos, pero tienes que tener especial cuidado. No lo permitas si no conoces perfectamente la playa en la que estás. Una zambullida realizada sin preparación, sin conocer el lugar o desde un sitio no adecuado, por personas que desconocen las medidas de seguridad o no las ponen en práctica significa un elevado riesgo de accidente. Desde resbalones y la consiguiente caída sobre las rocas, hematomas, heridas, contracturas… hasta lesiones mucho mayores, paraplejias, tetraplejias e incluso la muerte. Muchas de estas lesiones medulares son irreversibles, solo tienen un tratamiento paliativo.

Si decides hacerlo, verifica fondo y profundidad, aunque conozcas la playa, puede haber cambios que desconoces. Si el agua está turbia mejor déjalo para otro día. Explica a los niños que si se tiran pongan los brazos por delante para proteger el cuello y la cabeza. Nunca desde alturas importantes, un golpe contra el agua puede ser tan lesivo como si chocaras con un bloque de cemento.

Nuestra recomendación es que dejes los saltos para lugares habilitados para ello que cuentan con todas las medidas de seguridad.

4.- COMILONAS Y ALCOHOL

Evita las comilonas y el alcohol, no son una buena idea al sol. En el mejor de los casos te dará sueño y si estás con los peques no puedes permitirte una siesta, recuerda, se nos ahogan en menos de un minuto.

Mejor una comida ligera para todos que nos permita una digestión fácil y nos hidrate, para seguir disfrutando del agua.

5.- MOVIL

No, no nos hemos equivocado, ni queremos confundirte. Hace unas líneas hemos dicho que móvil sí y ahora que lo dejemos en casa, a ver si nos aclaramos estás pensando.

Móvil sí, pero en modo avión.

Explicar por whatsapp lo bien que lo pasamos, subir fotos a redes, interactuar con nuestros seguidores, contestar correos, revisar los me gusta… NO. Tú sabes que eso lleva más de un minuto y en ese tiempo se pierde o se ahoga un niño. Deja esas actividades para cuando llegues a casa, ahora el móvil solo es para avisar al 1-1-2 si es preciso (si has seguido nuestros consejos, seguro que no te hace falta)

Es decir, como si no llevases móvil, hazte la idea de que lo has dejado en casa. Solo lo utilizamos en caso de emergencia.

Lo importante es pasar un día divertido, volver todos bien y no tener que lamentar ningún incidente/accidente.

Share This

Share This

Share this post with your friends!